Bienvenidos al trabajo colaborativo

Estimados/as colegas:



Trabajar con los profesores y profesoras de la Comuna de Pozo Almonte parece que será una experiencia valiosa y muy enriquecedora a partir de este mes de noviembre del 2010. Así lo pudimos conversar con mi hermana Margarita, al regresar a la ciudad de Iquique, el mismo día que retornamos a Santiago.

Fue para nosotros una mañana de trabajo muy provechosa, en la cual tuvimos capacidad de escucharnos, de convivir y de asumir compromisos de tareas que es preciso cumplir en un corto plazo, situación que esperamos que suceda.

Por eso esta bienvenida a un blog que será, suponemos, el producto de un trabajo común, en el cual se expongan las inquietudes, necesidades y esperanzas educativas de cada uno de nosotros y sus escuelas y liceo.



Cordialmente





Gabriel y Margarita de Pujadas Hermosilla



jueves, 11 de noviembre de 2010

ALGUNOS CONCEPTOS FUNDAMENTALES SOBRE PLANIFICACIÓN

La planificación es un proceso mental:
Este proceso mental se pone de manifiesto y se explicita, mediante una diagramación o diseño que se vuelca gráficamente, que es al que comúnmente se denomina planificación.
Entonces podemos definir a la planificación como el proceso mental que orienta la acción en una dirección determinada y que contempla los medios necesarios para alcanzar un fin. Este proceso mental puede ser representado a través de un diseño capaz de informarnos a nosotros mismos y también a los otros sobre los alcances del plan de la pasantía. Consideramos que la planificación didáctica es simultáneamente un proceso mental realizado por un tutor y un producto de ese proceso, producto comunicable, analizable, modificable. Esta es la planificación pedagógica.
  
La planificación pedagógica o didáctica es una clase especial de planificación.
La planificación pedagógica didáctica se refiere al ámbito pedagógico - didáctico, lo cual determina cuáles serán sus componentes. Es el "objeto" de la planificación el que determina cuáles serán los componentes que se deberán tomar en consideración.

Es así como la planificación del Docente, se pone en relación con las exigencias institucionales de la Academia Judicial y con la contextualización jurídica, permitiendo de este modo que el diseño y programación de la practica pedagógica no sea un elemento aislado, sino integrado a un contexto mayor como lo es el Poder Judicial, pero siempre respetando al mismo tiempo la independencia y autonomía profesional, necesarias o connaturales al desarrollo de su actividad como estudiantes que serán Jueces o Juezas.
Planificación: aportes desde las concepciones afines al paradigma de la simplificación.
La planificación pedagógica no "es" la realidad, sino una simplificación de la misma; por lo tanto, al planificar se tienen en cuenta algunas de las variables concernientes a la realidad, las cuales se van "moldeando" de acuerdo a necesidades de algunos actores esenciales al proceso del curso o taller: el o los estudiantes, por una parte y el Docente, por otra. Pero no se puede dejar de considerar que lo que sucede en el curso o taller es siempre más complejo e imprevisible de lo que se pueda planificar.
La planificación como proceso
La planificación es siempre posibilidad y lugar de error: nos parece útil entender a la planificación como un proceso constante, que a la par que intenta anticipar y prever, nos garantiza la aparición de lo previsto y anticipado; por lo tanto, más que a errores que deberían haber sido evitados, haremos referencia a la incidencia que la realidad compleja tiene en nuestras programaciones llevándonos, constantemente a repensar lo planificado, a reorganizar lo previsto, en un trayecto en el cual los "errores" permiten la reconstrucción activa de nuestros planes, considerando variables siempre novedosas en una realidad compleja como la que se vive en los cursos o talleres, sin que ello implique ausencia de previsión ni sumisión a los imprevistos.

La planificación pedagógica como producto y como herramienta para la toma de decisiones del Docente
A partir del momento en que el Docente comienza a planificar, tanto en la dimensión de proceso mental como en la dimensión referida a la explicitación gráfica, se pone de manifiesto la utilidad de la planificación como herramienta para la toma de decisiones; a su vez, la planificación es también producto de decisiones previas y continuas del Docente.

El Docente, a partir de las presentaciones iniciales de los alumnos (que se recomiendan hacer de todos modos), comienza un ininterrumpido proceso de toma de decisiones, en las cuales radica justamente la intencionalidad pedagógica que deberá imprimir a sus acciones. El no tomar decisiones intermedias al interior del proceso de desarrollo del curso o taller significa que la planificación estuvo muy bien hecha y consideró todas variables en juego, lo cual es muy difícil imaginar, o que sencillamente no existe el ánimo para enmendar situaciones que pueden arreglarse o situaciones que merecen profundizarse y mejorarse.

Ejemplos de decisiones que deberá afrontar o abordar un Profesor/a:
·                     ¿Qué objetivos puedo proponer para que sean alcanzados por el alumno al final del curso o taller?
·                     ¿Cuáles son los contenidos que considero importante enseñar en este corto período de tiempo?
·                     ¿Cómo secuenciar y complejizar el abordaje de los contenidos (de lo más simple a lo más complejo)?
·                     ¿Qué tipo de actividades son las más adecuadas  para lograr los objetivos propuestos, en función de los contenidos, del contexto, del grupo, de las estrategias que me he propuesto, etc.?
·                     ¿Cómo organizar las experiencias directas (simulaciones, por ejemplo) para aprovechar mejor los recursos disponibles?

Se podría continuar enumerando las variables o aspectos de la realidad pedagógica sobre las cuales se ejerce cotidianamente el proceso de toma de decisiones de los Docentes.

Lo que nos parece importante es destacar que la planificación pedagógica o didáctica permite al Docente ejercer un control pedagógico-didáctico, una evaluación crítica, de esta multiplicidad y complejidad de decisiones que le competen; como así también, ir definiendo y redefiniendo sus caminos decisivos, a medida que la realidad, con su complejidad y con sus zonas de incertidumbre, lo lleva a replantear y eventualmente modificar rumbos previstos. Al enfrentar la planificación de las pasantías como una tarea que tiene por objetivo dirigir a los estudiantes pueden  surgir diversas interrogantes  tales como:

·         ¿Para qué planificar?
·         ¿Cómo hacerlo?
·         ¿Quién planifica?
·         ¿En qué momento?
·         ¿Qué elementos son necesarios considerar  al planificar?
·         ¿Existe un Modelo de planificación determinado?

La respuesta a estas interrogantes se define y fundamentan básicamente por la importancia que tiene la planificación para asegurar el éxito de los objetivos propuestos en los cursos o talleres. De ahí que en el campo de la enseñanza, los modelos de diseño instruccional  adquieren una importancia operativa fundamental, en la medida que ellos son guías claras, y además comprobadas, de los posibles buenos resultados que se pueda esperar de los aprendizajes de los alumnos. Por eso en las próximos acápites mencionaremos algunos de los más importantes y reconocidos en el campo pedagógico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario